Alimentos ricos en vitamina C

Kiwis son alimentos ricos en Vitamina C
Los kiwis son alimentos ricos en vitamina c

Este artículo sobre los alimentos ricos en vitamina C son una propuesta ideal para esta época del año de mucho frío, resfriados y gripes.

La vitamina C es uno de los nutrientes más importantes para el buen funcionamiento de todo nuestro cuerpo a cualquier edad.

Por ello, consumir una buena ración diaria de alimentos ricos en vitamina C es muy saludable y vital para muchas funciones del organismo.

Nuestro cuerpo no produce esta vitamina. Por ello, debemos buscar fuentes de esta vitamina en alimentos ricos en vitamina C, aunque también se puede tomar un compuesto conocido como ácido ascórbico.

La ingesta diaria recomendada (IDR) de vitamina C para hombres adultos es de 90 mg y para mujeres adultas de 75 mg.

La vitamina C es vital en nuestro organismo, porque es un potente antioxidante, limpia nuestro torrente sanguíneo y fortalece el sistema inmunológico, apoyando a todos los órganos a evitar o prevenir infecciones.

La presencia de alimentos ricos en vitamina C en nuestra dieta garantiza la prevención del cáncer de mama, estómago y cólon y fortalece el sistema cardiovascular. Conociendo esto se nos hace imposible no querer tomar más alimentos ricos en vitamina C.

Por otro lado, la vitamina C participa en el proceso de biosíntesis de otros nutrientes, como el colágeno y el hierro. Es decir, que la vitamina C ayuda a absorber y procesar otras sustancias básicas para nuestra salud como el hierro.

Así pues alimentos ricos en vitamina C no pueden faltar en nuestra dieta.

Por ello debemos comer muchos alimentos ricos en vitamina C como frutas (básicamente cítricos) y verduras. También se encuentra en algunas hierbas.

A continuación os presentamos los alimentos ricos en vitamina C:

FRUTAS EXÓTICAS: son los alimentos ricos en vitamina C  por excelencia, mas que los tradicionales frutos cítricos.

La Murunga o Kakadu Fruto/alimento originario de Australia, siendo el rey de los alimentos ricos en vitamina C, con una concentración de 3150 mg/100 gramos.

Camu camu: Esta fruta exótica es oriunda de la zona sur de América. Su principal atractivo es su alto aporte nutritivo, que entre otros nutrientes aporta hasta 2145 mg/100gr  de vitamina C.

Cereza acerola: Esta baya contiene en un solo de sus frutos la concentración de vitamina C equivalente a 65 naranjas, 1600-2000 mg/100gr de vitamina C.

Escaramujo o Rosa Mosqueta: Fruto popular por sus propiedades usadas en la industria cosmética para el beneficio de la piel.

Comer el Escaramujo en crudo o en mermeladas proporciona una gran carga de vitamina C: 500 mg/100gr de vitamina C.

Guayaba y Papaya: Frutas tropicales extendidas por toda América central y el Caribe. Son alimentos ricos en vitamina C.

La Guayaba aporta 300 mg de vitamina c por cada 100 gramos y la Papaya 80 mg de vitamina C/100gr.

Grosella Negra: Originaria de Europa, amarga y ácida. Su aporte de vitamina C es de 200 mg/100 gr.

La Grosella vulgar aporta 80 mg de vitamina C/100gr.

FRUTAS: dentro de los alimentos ricos en vitamina C, en el grupo de frutas más tradicionales, las que mas cantidad de vitamina C nos aportan son:

Kiwi y Uva: 90 mg/100gr vitamina C.

Caqui: 70 mg/100gr vitamina C.

Fresa: 60 mg/100gr vitamina C.

Naranja: 50 mg/100gr vitamina C.

Lima: 44 mg/100gr vitamina C.

Limón, Piña y Melón: 40 mg/100gr vitamina C.

Nectarina: 37 mg/100gr vitamina C.

Pomelo, Frambuesa, Mandarinas y Maracuyá: 30 mg/100gr vitamina C.

Mango:28 mg/100gr vitamina C.

Arándanos: 22 mg/100gr vitamina C.

Cerezas: 15 mg/100gr vitamina C.

VERDURAS y HORTALIZAS:

Pimiento amarillo:140 mg/100gr de vitamina C. Todas las verduras verdes y los otros pimientos son alimentos ricos en vitamina C, pero el pimiento amarillo es el ganador.

Pimiento Verde: En la familia de los pimientos, es el segundo que posee más miligramos de vitamina C por 100 gramos de verdura: 107mg.

Col de Bruselas: En 100 gramos de este tipo de col encontramos 112 mg de vitamina C.

Col rizada: En 100 gramos de este tipo de col encontramos 105 mg de vitamina C.

Brócoli: En 100 gramos de este alimento encontramos 100 mg de vitamina C.

Berro: En 100 gramos de este alimento encontramos 96 mg de vitamina C.

Coliflor: En 100 gramos de este alimento encontramos 59 mg de vitamina C.

Col lombarda: En 100 gramos de este alimento encontramos 57 mg de vitamina C.

Espinacas: En 100 gramos de este alimento encontramos 39 mg de vitamina C.

Rábanos: En 100 gramos de este alimento encontramos 29 mg de vitamina C.

Tomate: En 100 gramos de este alimento encontramos 27 mg de vitamina C.

Judías verdes: En 100 gramos de este alimento encontramos 23 mg de vitamina C.

Nabos, Espárragos, Acelgas y Guisantes: En 100 gramos de estos 4 alimentos encontramos 20 mg de vitamina C.

Patatas o Papas: En 100 gramos de este alimento encontramos 17 mg de vitamina C.

Lechugas: En 100 gramos de este alimento encontramos 13 mg de vitamina C.

HIERBAS y OTROS:

Albahaca y Perejil: dentro de los alimentos ricos en vitamina C, estas hierbas son las que más vitamina C tienen. Nos aportan más de 130 mg/100gr.

Mostaza: En 100 gramos de este alimento encontramos 50 mg de vitamina C.

Ajo: En 100 gramos de este alimento encontramos 14 mg de vitamina C.

Al ser cocinados, los alimentos ricos en vitamina C pueden perder la pureza y calidad de la vitamina C, ya que es una vitamina termosensible (le afecta la temperatura) e hidrosoluble (se irá con el caldo acuoso formado).

Aire, luz y Sol también son condicionantes que pueden hacer que la calidad baje, ya que se oxida la vitamina C presente en los alimentos.

Comer alimentos ricos en Vitamina C nos ayuda en todos los sentidos a estar más sanos.

La vitamina C es necesaria en todo el cuerpo para crear, proteger, regenerar y curar tejidos. Ayuda en el proceso de crecimiento y sanación de órganos.

Es parte de la creación de una proteína que se usa para regenerar piel, ligamentos, vasos sanguíneos y tendones y ayuda en el proceso de cicatrización y sanación de heridas.

Mantiene sanos nuestros huesos, dientes (su falta creaba la enfermedad del “escorbuto” en marineros de alta mar, con sangrado de encías y caída de dientes) y cartílagos.

Ayuda a absorber el hierro y a procesos relacionados con otros nutrientes y minerales como el colágeno y vitamina E.

Un deficiente aporte de vitamina C, al comer alimentos ricos en vitamina C por debajo de lo recomendado, nos puede provocar:

un cabello poco saludable y reseco, mala circulación sanguínea, con tendencia a la formación de hematomas, defensas bajas, tendencia a infecciones, dificultad para sanar heridas, inflamación de las encías, metabolismo lento, por lo tanto tendencia a subir de peso, piel con aspecto áspero y reseca, esmalte de los dientes débil, dolor en articulaciones y el citado anteriormente Escorbuto (afecta a personas desnutridas y adultos mayores)

No existen contraindicaciones en el uso de la vitamina C, ni efectos secundarios ligados a una ingesta excesiva del nutriente, ya que no se almacena en el cuerpo.

Otros beneficios que podemos mencionar sobre los alimentos ricos en vitamina C son que:

– Su consumo elimina las toxinas y fortalece, al mismo tiempo, el sistema autoinmune.

– Puede ayudar a prevenir y tratar infecciones de la piel, vejiga, próstata. Equilibra el Ph y contribuye a la cicatrización de la piel.

– Se usa para ayudar en el tratamiento del VIH.

– Reconstruye tejidos, huesos y vasos sanguíneos; por lo que se recomienda para cicatrizar heridas, intervenciones quirúrgicas y úlceras estomacales.

– Previene afecciones cardíacas al fortalecer los tejidos del corazón y vasos sanguíneos.

– Previene coágulos en las venas, derrame cerebral y presión alta.

– Se usa como tratamiento para infertilidad y síntomas de autismo.

– Reduce los efectos que producen el envejecimiento, debido a que ataca a los radicales libres.

– Ayuda al proceso de prevención de cardiopatías, cáncer, diabetes, afecciones de la piel y afecciones en las articulaciones.

– Previene y reduce los efectos del tabaco y la exposición a la radiación.

– Beneficia a la salud de la piel, cabello y uñas, por su capacidad regenerativa y porque ayuda a la producción de colágeno y vitamina E.

– Es recomendada en personas que tienen problemas de sequedad en la piel o cicatrices producidas por problemas como acné.

Una de las principales ventajas de los alimentos ricos en vitamina C es que, aunque sean consumidos en grandes cantidades, no existe peligro de sobredosis o envenenamiento por exceso de vitamina C, debido a que es hidrosoluble, o sea soluble en agua.

Cuando existe vitamina C que no se va a usar, el cuerpo es sabio y la saca como desecho.

Si existen tantos alimentos ricos en vitamina C, ¿por qué existe entonces tanta gente buscando vitamina C en farmacias y se promueve como suplemento importante?

La respuesta es que no todos consumimos los alimentos ricos en vitamina C mencionados en este artículo.

Tampoco cumplimos con el requerimiento de porciones de cada grupo de alimentos recomendado, que incluya cada día de 4 a 5 porciones de fruta y verdura.

Quemar calorías con alimentos

 

Toronja o Pomelo para quemar calorías
El Pomelo puede ayudar a quemar calorías

Quemar calorías o grasas, después de las cenas y comidas típicas de las fiestas navideñas, se ha vuelto en un objetivo primordial para muchas personas al empezar el nuevo año.

¿Pero se pueden realmente quemar calorías y grasas con alimentos?

Pues hoy te descubrimos que sí, que existen alimentos que nos ayudan no sólo a quemar calorías y a quemar grasas, si no que también nos aportan grandes beneficios a nuestra salud.

Si incluimos en nuestra dieta los siguientes alimentos, además de practicar ejercicio, lograremos quemar calorías y grasas, y perder peso de forma gradual y saludable:

Pomelo o Toronja: perfecto para regular nuestro organismo y para quemar calorías y grasas.

Esta fruta puede ayudar a sentirse lleno más rápido y por más tiempo, al ralentizar el proceso de digestión.

Además es rica en fibra, que ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en la sangre, y tiene vitaminas A, B y C.

Favorece al corazón, reduce el nivel de colesterol y nos ayuda contra la diabetis y la hipoglucémia. Se puede comer tal cual, agregar a la ensalada o tomarlo en zumo.

Aguacate: es muy efectivo para quemar calorías o grasas. Balancea el azúcar en la sangre y por tanto ayudar a evitar acumular grasas innecesarias para nuestro cuerpo.

Contiene grasas monoinsaturadas que regulan el metabolismo y protege la parte de la producción de energía de las células, del daño de los radicales libres.

Reduce los niveles de colesterol, cura heridas, baja el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Además es bueno para los ojos y el pelo.

Se puede comer tal cual, en ensaladas o beberlo con smoothies.

Ajo: El Ajo ayuda a elevar nuestro metabolismo y a quemar calorías y a quemar grasas.

Apio: contiene pocas calorías y ayuda a quemar más de lo que se come. Su composición es mayoritariamente agua, por eso es bueno como parte de una dieta equilibrada.

Reduce los niveles de colesterol al incrementar la secreción de ácidos biliares, lo cual ayuda a remover y retirar el colesterol del cuerpo.

Col rizada: contiene proteína, calcio y fibra que ralentiza la digestión, colaborando a quemar calorías y grasas rápidamente.

Te verde: El te verde es un buen regulador del metabolismo, ayuda a perder peso al quemar calorías y al quemar grasas.

Además es rico en antioxidantes, con lo cual, tomar unas tazas ayudarán a desintoxicar nuestro cuerpo.

Alimentos Picantes y Especias: ayudan a quemar calorías rápidamente, pues generan un mayor gasto energético y ayudan a quemar grasas durante la digestión.

El componente picante elevará la temperatura corporal y hará que el metabolismo vaya más rápido, con lo que se incrementará el efecto de quemar calorías y de quemar grasas.

No son ricos en calorías y pueden ser una gran adición a sus comidas. Los mejores ejemplos son los jalapeños, la pimienta roja, el ají, las guindillas o el chili.

Omega-3: los ácidos grasos omega-3 actúan también como reguladores del metabolismo y contribuyen a quemar calorías y a quemar grasas.

El omega-3 afecta a nivel de la hormona leptina, que controla la rapidez con que la grasa se quema.

Como nuestro cuerpo no produce omega-3, lo hemos de incorporar con nuestra alimentación, al comer pescado (salmón, atún y arenques) o semillas de chía, o por medio de suplementos o aditivos especiales de omega-3.

-Semillas de chía: ya hablamos de ellas en un articulo especial sobre las semillas de chía.

Consideradas un superalimento, al ser ricas en proteína, fibra y omega-3, ayudan a regular el metabolismo, a quemar grasas y a quemar calorías.

Calman la ansiedad de comer cuando tienes hambre, y, muy importante, encienden el glucagón, hormona que ayuda a quemar grasas.

Simplemente con remojar algunas semillas durante un cuarto de hora veremos como se hinchan hasta diez veces su tamaño.

Estas semillas nos mantendrán satisfechos por más tiempo y por ello nos impedirán comer en exceso. Se pueden agregar a ensaladas o yogures.

Granos enteros: los granos enteros son más saludables que los granos refinados y disminuyen el riesgo de contraer enfermedades crónicas.

Se tarda más en digerirlos lo que alarga la sensación de tener de nuevo hambre.

Además estos granos son ricos en vitaminas, minerales y carbohidratos.

Nueces: uno de los más deliciosos alimentos para quemar calorías y grasas son las nueces.

Estos frutos secos ayudan a acelerar nuestro metabolismo mediante la conversión de la hormona tiroidea básica en T3, la forma activa de la hormona tiroidea que regula nuestro metabolismo.

Pueden ayudar a combatir la celulitis y mejorar el sistema inmunológico.

Champiñones: ricos en yodo, sustancia primordial para el buen funcionamiento de la tiroides, glándula a cargo de quemar grasas.

Café: una dosis de cafeína aumenta el ritmo del corazón, entonces la sangre lleva más oxígeno y puede ayudar a quemar más calorías.

Desafortunadamente, el efecto se deteriora al añadirle al café cremas y azúcares.

Además de incorporar a nuestra dieta todos estos alimentos, para quemar calorías y quemar grasas, será básico realizar ejercicio físico.

30 min. de ejercicio intenso o caminar 1 hora diaria, será suficiente para quemar calorías y quemar grasas adecuadamente.