Archivo de la etiqueta: digestión

Superalimentos: cuales son y que nos aportan (I)

El kale es uno de los superalimentos.
Kale,uno de los superalimentos.

Superalimentos, últimamente habréis oído hablar bastante de ellos y os debéis estar preguntando:

¿Qué es considerado un superalimento y porqué? ¿Cuales son y que nos aportan?

Los superalimentos son alimentos que tienen una serie de propiedades que resultan muy beneficiosas para nuestro organismo.

Muchos de estos superalimentos proceden de Asia (donde se hallan las personas más longevas), y se han puesto de moda sobre todo en dietas vegetarianas o veganas.

KALE: Lo que siempre hemos llamado col rizada o berza.

Se considera uno de los grandes superalimentos, desde que se puso de moda en USA entre varias famosas en sus planes detox.

Uno de los superalimentos más apreciados por su aporte de vitaminas, minerales, especialmente hierro, ácidos grasos y proteínas.

Aporta más hierro que la carne, más calcio que la leche y más vitamina C que las espinacas.

La más potente de las coles en cuanto a valor nutricional y terapéutico, como gran apoyo del sistema inmunitario.

Destaca sobre todo por su riqueza en vitaminas A, C y K, y en minerales como magnesio, calcio y hierro.

Recomendable en casos de estreñimiento, problemas óseos (fracturas, osteoporosis), anemia y menopausia.

Ayuda a eliminar los líquidos acumulados en el cuerpo, ideal pues para depuraciones orgánicas.

Esto se debe a su contenido en fibra y en glutamina, que actúa como antiácido estomacal.

Es aconsejable incluirla en dietas antiage, de deportistas como remineralizante y oncológicas.

Se puede consumir de muchos modos, pero cuanto más se cueza más nutrientes pierde.

AZUKI: Todavía no es muy popular entre los superalimentos.

Esta legumbre llegada de oriente, tiene muchas propiedades terapéuticas y además no da tantos problemas de digestión atribuidos a las legumbres.

Contiene grandes cantidades de fibra, vitaminas del grupo B y minerales como hierro, magnesio, fósforo o calcio.

Es uno de los superalimentos que funciona como diurético y desintoxicante, por lo cual se recomienda en casos de cistitis y problemas de próstata.

Además, tiene un efecto tonificante sobre riñón y corazón y, gracias a su efecto alcalinizante ayuda a combatir problemas de huesos.

A destacar que contiene todos los aminoácidos esenciales, incluida la histidina (importante para los más pequeños), y la metionina, que favorece el efecto relajante.

FRUTOS ROJOS: También se consideran superalimentos los arándanos, cerezas, frambuesas, grosellas, granadas, moras, fresas, etc.. porque son reconocidos sus “poderes” por el alto contenido en antocianinas.

Las antocianinas son antioxidantes que les aportan su característico color bermellón. Cuanto más intenso, más propiedades.

Tienen efecto diurético, ayudan a eliminar el ácido úrico y son buenos para el corazón.

Son unos de esos superalimentos que nos “recargan pilas”, ayudan en la prevención y tratamiento del cáncer y contribuyen a rejuvenecernos.

BRÓCOLI: Esta verdura de la familia de las crucíferas es de los primeros superalimentos conocidos.

Al brócoli ya le dedicamos artículos especiales. Ver, por ejemplo el brócoli y su poder anticancerigeno.

Protege de muchas enfermedades; es considerado un anticancerígeno por su elevado contenido de vitamina A, C y E, aminoácidos, zinc y potasio.

Su principio activo glucorafanina ayuda a bajar el colesterol LDL (“el malo”) del organismo.

Otro principio activo suyo, el sulforarafano, tiene reconocida actividad antitumoral (reduce el riesgo de cáncer) y es un potente antioxidante.

También destaca su contenido en calcio por lo que se indica en casos de osteopenia y osteoporosis y en la menopausia.

Previene la anemia (pues posee hierro y proteínas) y el estreñimiento (por contenido en fibras).

Protege los ojos (al tener beta-caroteno) y, sobre todo, fortalece el sistema inmunológico.

Se puede incorporar en dietas antiage y de depuración orgánica.

Su único handicap es que suele provocar flatulencias, pero puede compensarse con hinojo natural.

KOMBUCHA: Esta bebida fermentada, kombucha, se ha hecho un hueco dentro de los superalimentos.

Es de sabor dulce y avinagrada a la vez y muy refrescante.

Altamente desintoxicante, debido a los enzimas que contiene, que mejoran la función hepática.

Por otra parte, los probióticos que engloba ayudan a una buena digestión y absorción de nutrientes, liberan al cuerpo de toxinas.

La kombucha es uno de los superalimentos que limpia el sistema digestivo y activa la inmunidad del cuerpo.

Los alimentos fermentados ,en general, proveen las bacterias buenas que nuestros intestinos necesitan.

CÚRCUMA: Uno de los superalimentos por excelencia.

Esta especie originaria de la India y el sudeste asiático se usa desde hace miles de años en la gastronomía.

Ya hablamos de ella en nuestro articulo: http://nutricionistaencasa.com/?p=376

El principio activo de la cúrcuma es la curcumina. Al mezclarla con la pipericina de la pimienta incrementa su absorción en un 2000%.

En dietética y en medicina se usa para la prevención y el tratamiento de varias enfermedades, ya que:

Conocida por sus propiedades depurativas, además de tener un alto poder antioxidante.

Neutraliza el efecto de los radicales libres que provocan el envejecimiento celular, y favorece el funcionamiento del hígado.

Es un destacado antiinflamatorio y un buen aliado en la lucha contra el cáncer.

La medicina ayurvédica usa la cúrcuma como protector estomacal o purificador de sangre, incluso para tratar infecciones de piel o heridas.

Su sabor es muy fuerte, por lo que conviene usarla con medida para evitar que deje impregnado el plato y neutralice los otros sabores.

JENGIBRE: Esta raíz, de naturaleza picante y aromática, también está en la lista de superalimentos.

El Jengibre es  uno de los superalimentos usado habitualmente para prevenir mareos y naúseas.

Facilita la digestión y es muy útil en caso de gases, hinchazón abdominal y espasmos digestivos.

Además es muy eficaz ante cualquier resfriado ya que alivia la tos y facilita la espectoración.

FRUTOS SECOS: Puede sorprender que se consideren superalimentos, pero los debemos de tener en cuenta por sus propiedades.

Para beneficiarse de su aporte positivo al organismo es importante consumirlos crudos, no fritos o tostados.

Gracias a su contenido en grasas insaturadas y a que tienen ácidos grasos oleico y linoleico, ayudan a disminuir los niveles de colesterol, pues se solubilizan en ellos.

Además aportan altas dosis de energía (y calorías, eso si) con lo que nos ayudan a reducir el estrés, la fatiga y el dolor pre-menstrual (por su aporte en ácido fólico).

Estos superalimentos nos aportan fibra, poca grasa saturada (“la mala”) y mucha insaturada (“la buena”), proteína vegetal y sustancias bioactivas (flavonoides).

KOMBU: Es uno de los superalimentos de procedencia marina, pues es una alga.

Las típicas pastillas saborizantes de caldos y guisos (glutamato monosódico) pueden ser sustituidas por esta alga natural marina, al contener ácido glutamínico.

Además favorece la digestión puesto que el ácido algínico que contiene calma intestinos irritados.

Un poco de caldo de Kombu se recomienda para la cura de gastroenteritis o disminuir el dolor por empacho.

Las algas son fuentes concentradas de minerales; por ello aunque sean recomendables, es mejor no abusar. Con una cucharada sopera es suficiente.

Las legumbres en remojo, para que se ablanden, con kombu, hace reducir el efecto flatulento de éstas.

En una segunda parte, en el próximo articulo, hablaremos del resto de los considerados superalimentos.

Alcachofa, sus propiedades y beneficios

alcachofa

La Alcachofa ¿es cierto todo lo bueno que se dice de ella y las dietas relacionadas con esta verdura? Esta pregunta me la han hecho en más de una ocasión y hoy, en el Nutricionista en casa, vamos a contestarla.

La respuesta que os podemos dar es clara y rotunda: Sí. Y ¿porque? Gracias a su efecto desintoxicante, diurético y ligeramente laxante, la alcachofa se convierte una gran aliada en las dietas de control de peso.

Además de ser una verdura exquisita y nutritiva, la alcachofa ha sido utilizada desde hace siglos como un remedio con diversas aplicaciones. Y es que concentra un buen número de propiedades beneficiosas para nuestro organismo y nuestra salud:

Es un buen diurético natural que incrementa el volumen y flujo de la orina, facilitando las funciones de eliminación de líquidos del organismo, circunstancia muy positiva que nos ayuda sobretodo en situaciones de retención de líquidos y adelgazamiento. Y no solamente en caso de obesidad, sino también en aquel conjunto de dolencias que mejoran con la eliminación de agua y la consiguiente eliminación de toxinas, especialmente el ácido úrico: enfermedades circulatorias, hepáticas, gota, artritis, etc

– Ejerce una actividad desintoxicante y depurativa, pues ayuda a activar los mecanismos de limpieza del organismo.

– Estimula o inhibe el flujo de la bilis según necesite nuestro organismo. Favorece la función biliar gracias a los ácidos cafeico, linoleico y oleico que intervienen en su poder hepato-protector y al ácido cafeolquínico que es el que aporta un valor colerético, es decir de estimulación de la bilis.

– Gracias a dos de sus principios activos, la cinarina y la cinaropicrina, favorece la regeneración de las células hepáticas y tiene una acción hepatoprotectora, atenúando el impacto que el alcohol y otras sustancias tóxicas ejercen sobre ellas.  Es decir, protege al hígado y ayuda a su recuperación en caso de enfermedad hepática ( cirrosis, hepatitis, insuficiencia hepática, intoxicación, ictericia, etc).

Es digestiva, ayuda con las digestiones pesadas de origen hepato-biliar, y es ligeramente laxante. Su consumo aumenta la secreción biliar y la irrigación sanguínea del hígado, lo que ayuda a digerir mejor.

– Su riqueza en fósforo ayuda a mineralizar los huesos.

Anticancerígena: algunos estudios recientes han demostrado la influencia que tienen sus ácidos cafeico, pantoteico y los flavonoides en la prevención o mejoría de los procesos cancerosos.

Antidiabética: sus azúcares son recomendables para los diabéticos. Disminuye el nivel de azúcar en la sangre con lo que previene o ayuda a combatir la diabetes.

– Y muy importante para terminar: nos ayuda a reducir el colesterol de forma natural. Pues sí, la tasa de colesterol en sangre disminuye con su consumo! Sus ácidos le proporcionan una capacidad para reducir el nivel de colesterol en la sangre, disminuir la presión arterial, y también para prevenir la arteriosclerosis. Con lo cual, previene el riesgo de enfermedad vascular o ayuda a la recuperación después de algún accidente de este tipo, como infarto, angina de pecho o mala circulación.

Por todo ello, es muy aconsejable incorporar a nuestra dieta la alcachofa.  Conviene comerlas crudas, en ensalada para aprovechar todas sus propiedades. Si se hierven, se debe beber el caldo resultante para no desaprovechar los nutrientes de esta verdura.

Mitos de la alimentación

1970386_638195122922303_1386262088_n

¿Ingerir calcio como prevención de la osteoporosis?

A la hora de prevenir la osteoporosis lo más importante es haber ingerido las correctas cantidades de calcio a lo largo de nuestra vida, y no cuando nos acercamos a la edad en que este problema suele aparecer. Todas las fuentes de calcio, desde la leche a los quesos pasando por los lácteos, son siempre bienvenidas. Lo que sí que es cierto es que el consumo de leche enriquecida en calcio tiene la presencia de vitamina D, que por lo general suele ser insuficiente en nuestro organismo y que es la responsable de la absorción del calcio. Por tanto, se recomienda tomar leche o yogures enriquecidos en calcio no tanto por este componente, sino por el aporte de vitamina D.

Pescado, ¿cuál es mejor?

La mejor carne es la del pescado y por eso siempre debe formar parte de nuestra dieta. El pescado blanco tiene poca cantidad de grasa. Por lo que se refiere al pescado azul,es más graso, de ahí su color, pero contiene mayor % de acidos grasos insaturados y ácidos grasos omega 3 que el blanco, con lo que ayudan más en dietas anticolesterol.

Aceite de oliva

El aceite de oliva, sobre todo si es virgen extra, es muy recomendable en nuestra dieta, pero se debe tomar con restricciones. Las cantidades correctas oscilan entre 2 y 3 cucharadas al día, nunca más de 4. De lo contrario, los beneficios de sus componentes se verían frenados por el aporte extra de grasa que esas cantidades comportarían y las personas aumentarían de peso.

¿Piña para las digestiones?

La piña favorece las digestiones porque tiene la presencia de una enzima que ayuda a digerir las proteínas, sobre todo las de la carne. De todas maneras, lo que hay que tener claro es que es de las frutas con más azucares.. y por tanto aporta calorías.

¿Pelar cebollas sin llorar?

Al cortar una cebolla se liberan unas sustancias que llevan azufre y que provocan la irritación de los ojos. Detrás se esta reacción química se esconde la presencia de los compuestos ricos en azufre que son muy importantes en nuestra alimentación, porque ayudarán a prevenir la degeneración articular y la artrosis. Un truco para no llorar es cortar la cebolla bajo el agua del grifo o hacerlo con un cuchillo bañado en sal. Estas acciones ayudan a minimizar la acción del azufre.

Café y cafeina

Cabe añadir que en lo que se refiere a los cafés, las distintas variedades pueden excitar más o menos en función de la cantidad de cafeína que contengan. El café arábigo, por ejemplo, es uno de los que más cantidad de cafeína lleva. Si se tiene problemas de insomnio, se recomienda evitar su consumo.