Archivo de la etiqueta: dieta para la fibromialgia

Alimentación para la fibromialgia y aliviar el dolor

Alimentación para la fibromialgia
Alimentación para la fibromialgia

Alimentación para la fibromialgia y aliviar el dolor, es ello posible?

Primero definiremos que es la fibromialgia:

es una enfermedad de condición dolorosa (no articular) que involucra la musculatura.

Es la causa más común de un dolor muscular crónico y generalizado.

Durante muchos años las personas con fibromialgia han sufrido mucho porque se creía que los dolores descritos no eran reales y no se había encontrado ninguna explicación a la sintomatología que describían los enfermos.

La OMS reconoció la fibromialgia como enfermedad en 1993.

La fibromialgia, como otras enfermedades inflamatorias, tiene su origen probable en la hiperpermeabilidad intestinal.

El intestino, dañado e inflamado, no cumple con su función de aduana y deja pasar todo tipo de sustancias.

El sistema inmunitario se activa y provoca una respuesta inflamatoria crónica a diferentes niveles, que afecta sobre todo a músculos y tendones.

¿Existe una alimentación para la fibromialgia que nos ayude en el caso de tenerla?

La ayuda de un nutricionista es de gran valor y puede mejorar mucho el día a día de la persona que sufre de fibromialgia.

ALIMENTACIÓN PARA LA FIBROMIALGIA:

SI!

Una alimentación rica en: legumbres,  tubérculos (como las patatas o boniatos) por su reserva energetica en forma de almidón) ,aceites vírgenes, frutos secos, verduras y frutas, hierbas y especias, grasas saludables y fibra, es la alimentación para la fibromialgia adecuada.

Tomar fermentados es esencial a fin de aportar bacterias saludables a la microbiota del intestino.

La vitamina D resulta útil por su acción antiinflamatoria e inmunoestimulante.

Además, tomar el sol ayuda a relajar la musculatura.

La serotonina ayuda frente al dolor. El 80% se forma en el intestino a partir de triptófano.

Aportan triptófano y se deberían tomar:  calabazas, las nueces, los dátiles, el pollo, el plátano o las semillas.

Estos alimentos no deberían faltar en tu alimentación para la fibromialgia y te ayudarán a aliviar el dolor producido por esta enfermedad.

Otros alimentos que deben incluirse en la alimentación para la fibromialgia son:

-Cúrcuma

Es la raíz naranja más antiinflamatoria y desintoxicante del hígado.

Acompáñala de pimienta negra recién molida y algo de grasa (aceite, aguacate…) para absorberla mejor.

Toma 2-3 veces al día, fresca o en polvo.

-Aguacate

Una fruta rica en grasas saludables del mismo tipo que el aceite de oliva: las omega-9, también con acción antiinflamatoria.

Además aporta buenas dosis de las vitaminas E y C, muy antioxidantes.

Come medio aguacate cada día.

-Aceite de coco de presión en frío

Aunque no es un alimento de nuestras latitudes, recomiendo tomarlo, ya que cumple una acción antiinflamatoria en el organismo, como otras grasas saludables.

2 cucharaditas al día.

-Chucrut

Este alimento fermentado es muy fácil de preparar en casa.

Aporta microorganismos beneficiosos a la flora intestinal y tiene un sabor ácido que ayuda a la digestión y a la función hepática.

Añade a tu dieta 1 cucharadita diaria.

-Rúcula

Su sabor amargo ayuda a la función y limpieza del hígado.

Además las hojas verdes son ricas en clorofila, una molécula parecida a la hemoglobina que ayuda a limpiar y oxigenar la sangre.

Toma 1 puñado al día y altérnala con otras hojas verdes.

-Manzana

Rica en quercetina, un fitonutriente antioxidante que también encontramos en las cebollas.

Todos los alimentos ricos en fitonutrientes previenen las reacciones de oxidación y, como consecuencia, la inflamación.

Con mucha fibra

Consume 1 al día, ecológica y con la piel.

-Brócoli

Como las crucíferas en general, el brócoli es rico en vitamina C (antioxidante y antiinflamatoria) y en glucosinolatos, sustancias que disminuyen la inflamación.

-Aceite de lino

Rico en grasas de la serie de los omega-3.

Pasa por una fase en el hígado en que las grasas omega-3 se convierten en EPA y DHA, los ácidos grasos que se asocian a la disminución de marcadores inflamatorios.

Tómalo en crudo, 1 cucharadita al día.

-Ajo

Sus compuestos azufrados disminuyen sustancias derivadas de las vías metabólicas inflamatorias y evitan la expresión de genes y proteínas.

Es antioxidante

Tomar 1 diente al día, mejor crudo y machacado.

-Semillas de chía y de sésamo molidas

También aportan grasas saludables omega-3 con acción antiinflamatoria en el organismo, así como fibras fermentables que alimentan la microbiota intestinal.

Toma 2 cucharaditas al día.

También es adecuado incluir en la alimentación para la fibromialgia: aceite de onagra, ginseng, la alga espirulina, magnesio y vitamina C.

Además a día de hoy son varios los suplementos nutricionales que se están utilizando en la alimentación para la fibromialgia.

Los más significativos o estudiados son:

el 5-hidroxitriptófano, la Chlorella pyreinoidosa, L-carnitina, coenzima Q10, Ginkgo bilova, colágeno y la s-adenosil-l-metionina.

Algunos estudios han mostrado una mejoría de algunos síntomas como el dolor, cansancio, rigidez matutina y ansiedad y depresión.

NO!

En cambio , la dieta o alimentación para la fibromialgia debe ser pobre en: cereales refinados (los integrales si), productos procesados, azúcares, alcohol.

Los alimentos que contienen excitotoxinas (potenciadores de sabor presentes en muchos alimentos procesados y productos light o sin azúcar) pueden empeorar los síntomas al actuar como excitadores de los neurotransmisores y toxicidad neuronal si se consumen en exceso.

Entre estas excitotoxinas más utilizadas en la industria alimentaria encontramos el glutamato monosódico (E 621, E625, GMS) y el aspartamo (E951).

Existe un aumento de la frecuencia de la sensibilidad al gluten no celiaca entre los pacientes con fibromialgia.

Dicha sensibilidad no llega al grado de una enfermedad celiaca pero, se ha comprobado que tras retirar durante más de 6 meses los alimentos con gluten, algunos pacientes refieren una mejoría significativa de los síntomas intestinales, el cansancio y el dolor osteomuscular.

Para concluir, las recomendaciones dietéticas principales que podemos dar a un paciente sobre su alimentación para la fibromialgia son:

-Controlar su peso

-Consumir productos naturales: vegetales, frutas frescas, frutos secos naturales, cereales integrales, legumbres no procesadas, pescados frescos, carne fresca y huevos frescos.

-Evitar, en la medida de lo posible, los alimentos procesados, los dulces y la bollería industrial y los refrescos gaseosos