Archivo de la etiqueta: estreñimiento

Colon Irritable: dieta recomendada

Colon irritable necesita una dieta adecuada
Colon irritable necesita una dieta adecuada

El colon irritable o Síndrome del Intestino Irritable (SII) es un problema extendido y se debe seguir una dieta.

Dieta para el colon irritable, existe?.Si, y seguir una dieta adecuada para el colon irritable o síndrome del intestino irritable(SII) es fundamental.Conoceremos la dieta recomendada para el colon irritable,los alimentos buenos para el colon irritable,en definitiva la alimentación para colon irritable.

El colon irritable afecta a cada vez más personas en los países industrializados. Y va en aumento.

Se calcula que hay unos 10 millones de afectados de colon irritable o intestino irritable o colitis espástica, sólo en España.

Algunos de ellos tienen estreñimiento o diarrea. Otros tienen flatulencias, hinchazones o calambres abdominales.

Muchos pacientes con colon irritable solo padecen un síntoma.

Otros tienen varios síntomas que se manifiestan alternativamente o incluso al mismo tiempo.

El colon irritable o síndrome del intestino irritable (SII) se define como:

una afectación crónica de dolor o molestia abdominal asociado a alteraciones en el hábito intestinal, durante al menos 3 días por mes en los últimos 3 meses, sin causa orgánica que lo justifique.

Se desconoce su etiología y se cree que es de causa multifactorial, en la que pueden coexistir distintos factores.

Se identifican distintos subtipos de colon irritable o síndrome del intestino irritable (SII), ya sea:

predominantemente diarrea (SII-D), constipación (SII-C) o mixto (SII-M), afecta seriamente la calidad de vida de quien lo padece.

Se estima una prevalencia en población general que va de 10 a 20%.

Es el trastorno funcional gastrointestinal más común, se presenta en todos los grupos de edad incluyendo niños y ancianos, aunque se presenta frecuentemente a la edad de 30 a 50 años.

El colon irritable afecta tanto a hombres como a mujeres.

No obstante, aproximadamente el 60-75% de los afectados son mujeres y se presenta con mayor frecuencia en un nivel socio-económico bajo.

Se asocia a depresión, ansiedad,a un menor desempeño laboral, teniendo un impacto económico negativo en el individuo, la sociedad y el sistema de salud.

Clasificación de colón irritable o SII

De acuerdo al patrón en los hábitos defecatórios, el colon irritable o síndrome de intestino irritable (SII) se clasifica en tres subtipos:

– SII con constipación. Heces duras más del 25% de las veces y deposiciones disminuidas de consistencia menos de 25% de las veces).

– SII con diarrea. Deposiciones disminuidas de consistencia más del 25% de las veces y heces duras menos del 25% de las veces.

– SII mixto. Heces duras más del 25% de las veces y deposiciones disminuidas de consistencia más del 25% de las veces).

Cada vez son más los nutricionistas que estamos convencidos de que la causa de las molestias que se manifiestan con el colon irritable podría ser una barrera intestinal dañada.

Por ella podrían pasar sustancias nocivas y agentes patógenos hasta la pared intestinal, causando así los síntomas del colon irritable.

Si tenemos un tubo digestivo mal cuidado, poblado de bacterias y hongos oportunistas y patógenos (en particular, Candida albicans) y contaminado por alimentos mal digeridos, corremos el riesgo de que se quede atascado por materia fecal tóxica.

Esta situación puede provocar desequilibrios y trastornos de distinta gravedad.

En concreto, se puede sufrir estreñimiento habitual, gases, diarreas, inflamaciones de distinta índole, alteraciones en la piel, cambios de humor o enfermedades más graves, como una colopatía funcional, una diarrea sangrante e incluso cáncer de colon.

Un intestino sucio conlleva el riesgo de tener un sistema inmunitario deficiente.

Se es más vulnerable ante enfermedades infecciosas e inflamatorias relacionadas con el aparato digestivo, respiratorio, urogenital, etc.

Además, tener colon irritable o el colon “enfermo” también es un factor desencadenante de trastornos emocionales.

Poca gente lo sabe, pero las células del intestino producen el 80% de la hormona del buen humor (la serotonina) que se encuentra en el cuerpo.

De alguna manera, el intestino es nuestro “segundo cerebro”, así que tenemos que cuidarlo muy bien.

La función principal del colon es fermentar los alimentos que no se han digerido completamente para extraer los últimos nutrientes y hacer que pasen a la sangre.

Cuando el colon está sano y funciona bien, sólo quedan residuos inutilizables que se evacuan con regularidad, y que no desprenden mal olor.

Por el contrario, en presencia de bacterias y levaduras nocivas, el tránsito se altera produciendo estreñimiento o diarrea y los residuos alimentarios huelen mal.

Además, cuando se tiene una mala digestión, aparte de ser desagradable en sí mismo, nuestro organismo no puede extraer los nutrientes de la comida de manera satisfactoria.

Si no se hace nada al respecto, se puede llegar a tener déficit nutricional, o incluso carencias.

La flora nociva produce también gas carbónico, metano e hidrógeno en abundancia.

Y los gérmenes se extenderán hasta provocar bolsas de gas a lo largo del colon, generándonos la sensación de que vamos a estallar.

Las flatulencias y gases no tienen nada de gracia. Indican una mala digestión y también que el colon necesita ayuda,tenemos el colon irritable.

Este círculo vicioso se origina por la falta de bacterias “buenas”, beneficiosas para la salud, que favorezcan la digestión.

COLON IRRITABLE, ¿Cómo se puede romper el equilibrio de la microflora intestinal?

El equilibrio de la microflora intestinal se encuentra en constante evolución.

Se trata de un equilibrio dinámico que puede romperse por diferentes factores endógenos y exógenos:

Factores endógenos (que se originan en el interior del organismo):

puede que tengamos un sistema inmunitario deficiente o una enfermedad metabólica leve que ocasione una modificación de la flora intestinal.

Factores exógenos (que se originan en el exterior):

una alimentación desequilibrada, la contaminación por metales pesados o por pesticidas,o por aditivos alimentarios antimicrobianos, infecciones por gérmenes patógenos, niveles altos de estrés, tratamientos antibióticos, vacunas…

Todo ello favorece la inhibición de las bacterias buenas, dejando espacio para que se reproduzcan los gérmenes oportunistas y patógenos que son responsables de enfermedades.

Soluciones o tratamiento para el colon irritable

Bifidobacterias o bacterias probióticas

Buscando una terapia eficaz contra el colon irritable, los científicos descubrieron una exclusiva bifidobacteria puede ayudar.

Vieron que la cepa de bifidobacterias B. bifidum MIMBb75 se deposita directamente en la pared intestinal, se pega como si fuese una tirita.

Con ella, en estudios clínicos a pacientes con colon irritable, se demostró que el malestar intestinal de los afectados disminuyó de forma significativa o incluso desaparecieron para algunos de ellos.

Adicionalmente la calidad de vida de los afectados por colon irritable mejoró significativamente.

Además algunas de las bacterias presentes en la flora intestinal tienen un efecto positivo para la salud y para la vida en general: por ese motivo, los científicos las han bautizado como “probióticas” (beneficiosas para la vida).

Estimulan el sistema inmunitario, reducen las alergias y alivian la inflamación del intestino.

También impiden la producción de toxinas susceptibles de sobrecargar el hígado, mejoran el tránsito intestinal, disminuyen las flatulencias y previenen los trastornos digestivos (estreñimiento o diarrea).

Para que realmente merezcan llamarse probióticos, es necesario demostrar sus efectos científicamente.

Se debe usar un probiótico que no contenga gluten ni lácteos para desinflamar el colon más rápido.

DIETA PARA EL COLON IRRITABLE: alimentación adecuada

Como pautas genéricas podemos indicar:

A tener en cuenta:

-Reducir el consumo de alimentos en estado puro, como la carne, los lácteos, las grasas saturadas y los azúcares simples (glucosa, lactosa, fructosa).

Ya que pueden romper el equilibrio de la microflora.

-Todos los alimentos azucarados o que se transforman rápidamente en azúcares simples, incluido el zumo de frutas, favorecen la proliferación de una flora fúngica que altera el sistema inmunitario.

Y son fermentables.

La mayor parte de este azúcar nos llega a través de productos elaborados.

Ej:refrescos azucarados, zumos de frutas, nectares) que se endulzan con fructosa, el principal edulcorante industrial.

-Evitar la ingesta conjunta de hidratos de carbono y alimentos ácidos.

Por ejemplo, cereales y cítricos-naranja sobre todo-, cereales o legumbres con vinagre o limón, tomate y pasta o arroz…) para neutralizar el efecto laxante producido por las sales biliares (bilis) en el colon.

El motivo es que los ácidos neutralizan la acción de las enzimas salivales sobre el almidón de los hidratos de carbono.

Con la consiguiente producción de toxinas en el intestino.

-Moderar el consumo de fibra insoluble.

Procedente de alimentos integrales, para no contribuir más a los desequilibrios en el tránsito intestinal.

-Eliminar totalmente el consumo de edulcorantes (sorbitol, manitol, maltitol, xilitol e isomalta).

-Para el Colon Irritable prohibidos los alimentos o especies picantes, el gas (en las bebidas), el café y el té.

-No mezclar féculas en la misma comida: pan, pasta, arroz, patatas, plátano, maíz, remolacha, calabaza.

-Preparar los alimentos a la plancha, cocidos, al vapor, horno.Evitar fritos, guisos, empanados, potajes, etc..

-Dieta sin lácteos ni trigo pues aumentan la mucosidad intestinal.

-Dieta pobre en residuos, evita la fibra:

verduras, hortalizas, frutas –kiwi, fresas, albaricoques, ciruelas, cerezas-, puerros, pimiento, lechuga, legumbres, cereales integrales, carne fibrosa.

La dieta de la persona con el colon irritable o síndrome del intestino irritable deber estar personalizada.

En resumen,

Evitar los siguientes alimentos para el Colon Irritable:

Irritantes o estimulantes (tabaco,alcohol, picantes,bebidas con cafeína, gaseosas, cacao o chocolate),

azúcares (dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel),

edulcorantes,

leche y queso,

hidratos de carbono o harinas refinadas (en especial los que contienen gluten),

grasas refinadas y fritos,

aditivos, (colorantes y conservantes),

alimentos procesados o muy elaborados,

cítricos.

Para el colon irritable SI debemos:

– Aumentar el consumo de almidón resistente :arroz blanco, fécula de patata, yuca, papa,plátano macho,pan blanco, bananas).

El almidón resistente es el alimento de tus bacterias intestinales.

Aumenta la producción de butirato, acetato y propionato, que ayudan a regenerar la pared intestinal.

El butirato protege también del cáncer de colon.

-Condimentar la comida con especias antiinflamatorias como cúrcuma, jengibre,pimienta de cayena, etc..

-Tomar como remedios naturales para el colon irritable: manzanilla, valeriana, aceite de menta o aceite de ajo.

-Beber zumo de aloe vera, ayuda a regenerar la irritación e inflamación intestinal.

-Aceite de oliva virgen, repollo,linaza,nueces, polen son otros alimentos recomendados en la dieta para el colon irritable.

-La única fibra a tomar es la soluble (en forma de gomas, pectinas y mucílagos).

Se puede hacer con la ayuda de los alimentos como el dulce de membrillo,pera,fresa, mango,papaya,ciruelas o la manzana.

Aunque también se recomienda tomar diariamente suplementos alimentarios de este tipo de fibras.

Elegir las frutas más pobres en azúcar y más ricas en pectina como por ejemplo la manzana con piel.

-En casos de diarrea aumentar el consumo de alimentos astringentes : plátano, zanahoria, membrillo, arándanos.

También se puede beber agua de arroz:

cociendo una parte de arroz por dos de agua, hasta que el líquido quede blanquecino.

-El salvado de trigo y el Plantago ovata ayudan en la producción de ácido butírico, un nutriente para la mucosa del colon.

El Plantago es muy regulador, en épocas de estreñimiento ayuda al tránsito y en caso de diarrea, reduce su duración.

Las algas ,por sus mucílagos, están también indicadas en la dieta adecuada para el colon irritable.

– Comer más productos ya fermentados que aporten bacterias beneficiosas:

El chucrut, col fermentada, zumo fermentado de remolacha,
las aceitunas, pepinillos, remolacha, nabos, etc. se conservan mediante fermentación láctica ya que contienen bacterias del grupo láctico (Lactococcus, Enterococcus, Streptococcus, Lactobacillus…).

Las leches fermentadas (dónde la lactosa ha desaparecido porque es el azúcar necesario para la fermentación) son muy ricas en bacterias beneficiosas para la salud con características “probióticas”.

Tienen diferentes propiedades en función de la especie y biotipo bacteriano utilizado.

Es el caso del yogur (fermentado por Streptococcus thermophilus y Lactobacilus bulgaricus), la leche acidófila (fermentada por Lactobacillus acidophilus), leches con bifidus (fermentada por Bifidobacteriumbifidum, longum, breve o lactis), el Kéfir (fermentado por varias especies de Lactococcus, Leuconostoc, Lactobacillus, Sacharomyces, Kluyveromyces, etc.).

Todos estos tipos de leche fermentada son importantes para la salud, especialmente si procede de cabra, oveja o yegua.

-Beber 2 litros de agua al día, mejor fuera de las comidas.

Es muy importante garantizar la hidratación cuando hay colon irritable con descomposición o diarreas.

Se recomienda beber agua o infusiones suaves como la tila y la maría luisa (que no tienen ningún efecto laxante).

Además un aporte suficiente de líquidos también ayudará a combatir el estreñimiento.

-Masticar bien

Masticar adecuadamente garantiza que la primera fase de la digestión tenga lugar en la boca.

Así,bajo los efectos de la amilasa de la saliva, evitamos una fermentación intestinal putrefacta que produzca toxinas.

Mastique y ensalive bien los alimentos, sobre todo aquellos ricos en almidón (cereales), las frutas, las verduras y las legumbres.

Aun cumpliendo todas las pautas mencionadas como dieta para el colon irritable,es necesario controlar el estrés.

Una ayuda natural para combatir y controlar los niveles de estrés es tomar pasiflora y valeriana.

Gases, dolor abdominal,espasmos,diarreas constantes, etc..puede transcurrir tiempo hasta que identificar el problema: síndrome del colon irritable.

Si se toman todas estas precauciones, la microflora protectora se reequilibrará ella sola, siempre y cuando…

nuestra alimentación y nuestra forma de vida se lo permitan:son los dos medios más poderosos para recobrar la salud.

Superalimentos: cuales son y que nos aportan(y III)

La Maca es importante entre los superalimentos
La Maca es importante entre los superalimentos

Terminamos hoy el repaso al descubrimiento de los superalimentos, en esta trilogía de artículos sobre ellos que hemos hecho ( ver: Superalimentos: cuales son y que nos aportan (I) y Superalimentos: cuales son y qué nos aportan (II) ).

Recordemos que los llamados superalimentos son productos exclusivos, todavía no demasiado extendidos, pero están de actualidad: algas, maca, quinoa, chía, kale,etc..

En los últimos años la moda de los superalimentos se ha consolidado. Los superalimentos son alimentos que te aportan múltiples beneficios para tu salud.

Açai: Está dentro del grupo de los superalimentos por su gran poder antioxidante.

Los altos niveles antioxidantes de estas bayas hacen que sea ideal en dietas antiage, pero también en situaciones en las que se generan radicales libres.

Muy importante en procesos de depuración y desintoxicación, y cuando hay niveles altos de colesterol.

Algarroba: El polvo de estas vainas puede ser uno de los superalimentos como sustituto del cacao y el chocolate.

Rico en fibra, vitaminas y minerales, es recomendable para la ansiedad, control de peso,falta de energía, diabetes y para el cuidado de las mucosas.

Su proteína es rica en triptófano, un aminoacido esencial. Ideal para deportistas.

No contiene gluten, por tanto,es perfecta para celíacos.

Algas Chlorella y Spirulina: Consideradas dentro de los superalimentos por sus propiedades.

Ya hablamos de ellas en un artículo específico sobre la Spirulina y la Chlorella.

Chlorella: alga conocida por su capacidad para eliminar toxinas y metales pesados, y por ello considerada entre los superalimentos.

Es una potente alga para la desintoxicación. Por sus altas dosis de clorofila es muy recomendable en caso de acidificación orgánica, mal aliento e inflamación.

La acidificación orgánica puede ser debida a una mala alimentación, al estrés o al tabaquismo.

Ayuda a reequilibrar la flora intestinal, ideal cuando hay cándidas o toma de antibióticos.

Spirulina: alga de agua dulce con un altísimo nivel nutricional que la incluye en los superalimentos.

Ofrece proteínas completas más digeribles y sin colesterol.

Contiene vitaminas, minerales como el hierro, ácidos grasos esenciales, clorofila y fitoquímicos.

Recomendable en caso de anemia, fatiga, sobrepeso, mal aliento, diabetes, deficiencias nutricionales,deporte y desequilibrio de flora intestinal.

Alga Klamath: Considerada como las más poderosa de las algas y nueva en los superalimentos.

Microalga silvestre de agua dulce de un excepcional perfil nutricional, muy valiosa en estados carenciales.

También es recomendable tomarla en casos de inflamación, sistema inmune débil, sobrepeso, depresión, diabetes y problemas neurológicos.

Alfalfa: Considerada entre los superalimentos por su poder remineralizante, sobre todo en lo referido al hierro y al calcio.

Por eso es recomendable en situaciones de anemia, osteopenia y osteoporosis.

También funciona como purificador de la sangre y resulta ideal para depurar el organismo y tratar problemas de piel (como acné o puntos negros) y de cabello.

Azúcar de Arenga: Este azúcar se obtiene de la palmera arenga. Se ha incluido en los superalimentos no hace mucho.

Es rica en hierro por lo que se recomienda en caso de anemia y es de los pocos alimentos ricos en vitamina B12 (de interés sobre todo para veganos).

Es bien tolerada por diabéticos.

Azúcar de Palmyra: Es el azúcar utilizado en la tradición ayurveda, por ello bien considerado entre los superalimentos.

Muy rica en hierro por lo que se también se recomienda en caso de anemia.

Rica en vitamina B12 (ideal para dietas veganas) y con índice glucémico bajo(25).

Recomendable en caso de ansiedad por el dulce y muy bien tolerado por los diabéticos.

Este azúcar,al contrario de los industriales,ayuda a la digestión gracias a las enzimas digestivas que aporta.

Además es una buena ayuda en caso de estreñimiento.

Chufa: Las conocidas chufas ,sobre todo por la horchata,también son superalimentos.

El motivo es que aporta un alto contenido en ácido oléico, responsable de disminuir los niveles de colesterol “malo” LDL y triglicéridos, aumentando los del “bueno” HDL.

Controla pues el colesterol de una forma natural y mejora así la salud cardiovascular.

Semillas y Proteínas de Cáñamo: Puede sorprender que el cáñamo esté en los superalimentos, pero es que se trata de uno de los alimentos más completos.

Es una interesante fuente de ácidos grasos y de proteínas de origen vegetal,ideal para vegetarianos, veganos y deportistas.

Su proteína contiene enzimas y ácidos grasos Omega 3 y 6, y es muy fácil de digerir.

Por este contenido en ácidos grasos es recomendable para la piel y para la salud cerebral y cardiovascular.

Interesantes también cuando hay estreñimiento.

Camu-Camu: Esta baya peruana es la más poderosa fuente de vitamina C de entre los frutos mundiales. Por ello se merece estar entre los superalimentos.

El Camu-camu es una fuente extraordinaria de vitamina C (63 veces mas de ácido ascorbico que cualquier otro fruto).

Se recomienda para reforzar el sistema inmunitario, por ser antioxidante, y para el mantenimiento de estructuras como: piel, huesos, dientes, encías y vasos sanguíneos.

Favorece la absorción de hierro en casos de anemia.

Aconsejable como alimento rejuvenecedor y en situaciones de estrés, colesterol alto, exposición al sol y a contaminantes.

Maca: Importante entre los superalimentos por ser el mayor regulador hormonal natural existente.

La maca es un poderoso revitalizante,tanto del cuerpo como de la mente. Por eso está entre los superalimentos.

De origen andino, puede ser de color negro, morado, rojo o amarilla.

Sus principios activos son alcaloides y esteroles, que equilibran la producción de hormonas sexuales.

Es por eso, que tradicionalmente se recomienda como vigorizante sexual, por lo que es de ayuda para mejorar la libido.

Destaca también su contenido en hierro, fibra, calcio y zinc.

Es reconocida por su actividad estimulante y energética, contra el cansancio.

Por su alto nivel nutricional (rico en proteínas,carbohidratos, vitaminas y minerales), es de interés en dietas desequilibradas, de sobrepeso o en convalescencia.

Ayuda también cuando hay anemia, en la menopausia y en dietas de deportistas con aporte de superalimentos.

Superalimentos: cuales son y que nos aportan (I)

El kale es uno de los superalimentos
El kale es uno de los superalimentos

Superalimentos, últimamente habréis oído hablar bastante de ellos y os debéis estar preguntando:

¿Qué es considerado un superalimento y porqué? ¿Cuales son y que nos aportan?

Los superalimentos son alimentos que tienen una serie de propiedades que resultan muy beneficiosas para nuestro organismo.

Muchos de estos superalimentos proceden de Asia (donde se hallan las personas más longevas), y se han puesto de moda sobre todo en dietas vegetarianas o veganas.

KALE: Lo que siempre hemos llamado col rizada o berza.

Se considera uno de los grandes superalimentos, desde que se puso de moda en USA entre varias famosas en sus planes detox.

Uno de los superalimentos más apreciados por su aporte de vitaminas, minerales, especialmente hierro, ácidos grasos y proteínas.

Aporta más hierro que la carne, más calcio que la leche y más vitamina C que las espinacas.

La más potente de las coles en cuanto a valor nutricional y terapéutico, como gran apoyo del sistema inmunitario.

Destaca sobre todo por su riqueza en vitaminas A, C y K, y en minerales como magnesio, calcio y hierro.

Recomendable en casos de estreñimiento, problemas óseos (fracturas, osteoporosis), anemia y menopausia.

Ayuda a eliminar los líquidos acumulados en el cuerpo, ideal pues para depuraciones orgánicas.

Esto se debe a su contenido en fibra y en glutamina, que actúa como antiácido estomacal.

Es aconsejable incluirla en dietas antiage, de deportistas como remineralizante y oncológicas.

Se puede consumir de muchos modos, pero cuanto más se cueza más nutrientes pierde.

AZUKI: Todavía no es muy popular entre los superalimentos.

Esta legumbre llegada de oriente, tiene muchas propiedades terapéuticas y además no da tantos problemas de digestión atribuidos a las legumbres.

Contiene grandes cantidades de fibra, vitaminas del grupo B y minerales como hierro, magnesio, fósforo o calcio.

Es uno de los superalimentos que funciona como diurético y desintoxicante, por lo cual se recomienda en casos de cistitis y problemas de próstata.

Además, tiene un efecto tonificante sobre riñón y corazón y, gracias a su efecto alcalinizante ayuda a combatir problemas de huesos.

A destacar que contiene todos los aminoácidos esenciales, incluida la histidina (importante para los más pequeños), y la metionina, que favorece el efecto relajante.

FRUTOS ROJOS: Los frutos rojos son color,sabor y salud en tu mesa.

También se consideran superalimentos los arándanos, cerezas, frambuesas, grosellas, granadas, moras, fresas, etc.. porque son reconocidos sus “poderes” por el alto contenido en antocianinas.

Las antocianinas son antioxidantes que les aportan su característico color bermellón. Cuanto más intenso, más propiedades.

Tienen efecto diurético, ayudan a eliminar el ácido úrico y son buenos para el corazón.

Son unos de esos superalimentos que nos “recargan pilas”, ayudan en la prevención y tratamiento del cáncer y contribuyen a rejuvenecernos.

BRÓCOLI: Esta verdura de la familia de las crucíferas es de los primeros superalimentos conocidos.

Al brócoli ya le dedicamos artículos especiales. Ver, por ejemplo el brócoli y su poder anticancerigeno.

Protege de muchas enfermedades; es considerado un anticancerígeno por su elevado contenido de vitamina A, C y E, aminoácidos, zinc y potasio.

Su principio activo glucorafanina ayuda a bajar el colesterol LDL (“el malo”) del organismo.

Otro principio activo suyo, el sulforarafano, tiene reconocida actividad antitumoral (reduce el riesgo de cáncer) y es un potente antioxidante.

También destaca su contenido en calcio por lo que se indica en casos de osteopenia y osteoporosis y en la menopausia.

Previene la anemia (pues posee hierro y proteínas) y el estreñimiento (por contenido en fibras).

Protege los ojos (al tener beta-caroteno) y, sobre todo, fortalece el sistema inmunológico.

Se puede incorporar en dietas antiage y de depuración orgánica.

Su único handicap es que suele provocar flatulencias, pero puede compensarse con hinojo natural.

KOMBUCHA: Esta bebida fermentada, kombucha, se ha hecho un hueco dentro de los superalimentos.

Es de sabor dulce y avinagrada a la vez y muy refrescante.

Altamente desintoxicante, debido a los enzimas que contiene, que mejoran la función hepática.

Por otra parte, los probióticos que engloba ayudan a una buena digestión y absorción de nutrientes, liberan al cuerpo de toxinas.

La kombucha es uno de los superalimentos que limpia el sistema digestivo y activa la inmunidad del cuerpo.

Los alimentos fermentados ,en general, proveen las bacterias buenas que nuestros intestinos necesitan.

CÚRCUMA: Uno de los superalimentos por excelencia.

Esta especie originaria de la India y el sudeste asiático se usa desde hace miles de años en la gastronomía.

Ya hablamos de ella en nuestro articulo sobre los beneficios secretos de la Cúrcuma.

El principio activo de la cúrcuma es la curcumina. Al mezclarla con la pipericina de la pimienta incrementa su absorción en un 2000%.

En dietética y en medicina se usa para la prevención y el tratamiento de varias enfermedades, ya que:

Conocida por sus propiedades depurativas, además de tener un alto poder antioxidante.

Neutraliza el efecto de los radicales libres que provocan el envejecimiento celular, y favorece el funcionamiento del hígado.

Es un destacado antiinflamatorio y un buen aliado en la lucha contra el cáncer.

La medicina ayurvédica usa la cúrcuma como protector estomacal o purificador de sangre, incluso para tratar infecciones de piel o heridas.

Su sabor es muy fuerte, por lo que conviene usarla con medida para evitar que deje impregnado el plato y neutralice los otros sabores.

JENGIBRE: Esta raíz, de naturaleza picante y aromática, también está en la lista de superalimentos.

El Jengibre es  uno de los superalimentos usado habitualmente para prevenir mareos y naúseas.

Facilita la digestión y es muy útil en caso de gases, hinchazón abdominal y espasmos digestivos.

Además es muy eficaz ante cualquier resfriado ya que alivia la tos y facilita la espectoración.

FRUTOS SECOS: Puede sorprender que se consideren superalimentos, pero los debemos de tener en cuenta por sus propiedades.

Para beneficiarse de su aporte positivo al organismo es importante consumirlos crudos, no fritos o tostados.

Gracias a su contenido en grasas insaturadas y a que tienen ácidos grasos oleico y linoleico, ayudan a disminuir los niveles de colesterol, pues se solubilizan en ellos.

Además aportan altas dosis de energía (y calorías, eso si) con lo que nos ayudan a reducir el estrés, la fatiga y el dolor pre-menstrual (por su aporte en ácido fólico).

Estos superalimentos nos aportan fibra, poca grasa saturada (“la mala”) y mucha insaturada (“la buena”), proteína vegetal y sustancias bioactivas (flavonoides).

KOMBU: Es uno de los superalimentos de procedencia marina, pues es una alga.

Las típicas pastillas saborizantes de caldos y guisos (glutamato monosódico) pueden ser sustituidas por esta alga natural marina, al contener ácido glutamínico.

Además favorece la digestión puesto que el ácido algínico que contiene calma intestinos irritados.

Un poco de caldo de Kombu se recomienda para la cura de gastroenteritis o disminuir el dolor por empacho.

Las algas son fuentes concentradas de minerales; por ello aunque sean recomendables, es mejor no abusar. Con una cucharada sopera es suficiente.

Las legumbres en remojo, para que se ablanden, con kombu, hace reducir el efecto flatulento de éstas.

En una segunda parte, en el próximo articulo, hablaremos del resto de los considerados superalimentos.