Archivo de la etiqueta: lácteos

Consejos para evitar gripes y resfriados

Consejos para evitar gripes y resfriados
Consejos para evitar gripes y resfriados

Consejos para evitar gripes y resfriados y alimentos que nos ayuden a prevenirlos, es, sin duda, de uno de los temas más consultados ante la llegada de los meses más fríos del año.

Por eso, hoy hablamos sobre consejos para evitar gripes y resfriados y de aquellos alimentos que colaboran a tener nuestro sistema inmune reforzado y mejor preparado para combatir los virus.

Dentro de una adecuada dieta saludable y equilibrada, deben haber alimentos con propiedades antioxidantes, antivirales y bactericidas, además de los ricos en vitaminas A, B, C, E y proteínas, para poder ayudar a prevenir y aliviar los síntomas del resfriado o gripe, incluso reducir su duración.

También es importante añadir a nuestra cesta de la compra alimentos ricos en proteínas (pescados, legumbres, etc..).

El déficit de proteínas puede aumentar el riesgo de padecer infecciones.

Y la ingesta de abundante líquido también es primordial.

Beber mucha agua evita la deshidratación, ayuda a la eliminación de mucosidad y también a disminuir las toxinas.

Este aporte en agua, puede también sustituirse o complementarse con zumos con propiedades antioxidantes como el de naranja o el de tomate.

Los alimentos y consejos para evitar gripes y resfriados, los hemos agrupado en:

Alimentos ricos en vitamina A 

Verduras:

Suponen un gran aporte de vitamina A y de betacaroteno en nuestra dieta, esencial para mantener sanas las mucosas.

Remolacha, coles de Bruselas, acelgas, zanahorias, brócoli, espinacas, calabaza, coliflor, champiñones, puerros, alcachofas, berenjenas, pimientos,.. ya sean crudas o cocinadas, tienen grandes propiedades contra los resfriados y enfermedades respiratorias.

Productos de origen animal:

como el hígado, pescados como la caballa,.. contienen también un buen aporte de esta apreciada vitamina.

Alimentos ricos en vitamina C:

Frutas: Cítricos:

Son conocidos por ser especialmente ricos en vitamina C, que ayuda a reforzar nuestras defensas y a aliviar muchos de los síntomas comunes en gripes y resfriados.

Es muy recomendable el consumo de naranjas, mandarinas, limones, pomelos, kiwi, grosellas, etc.. en cantidades siempre recomendadas, (como mínimo, cinco piezas de fruta y verdura al día).

Desayunar cada día un vaso de zumo de naranja natural, y a media tarde tomar un zumo de limón caliente rebajado con agua y miel hará que los síntomas remitan y te sientas mejor.

Uno de los consejos para evitar gripes y resfriados es tomar de forma conjunta alimentos con vitamina C y propóleo.

Serán un excelente preventivo cuando empieza la temporada de gripes.

Granada:

Esta fruta, en especial, tiene grandes propiedades medicinales que son conocidas desde la antigüedad.

Aporta grandes cantidades de antioxidantes, ácido fólico y vitamina C y es una gran aliada para tratar dolores de garganta e infecciones de oído.

Se pueden tomar granadas en zumos, con yogur, en ensaladas o simplemente de forma natural.

Las verduras de hojas verdes oscuras: 

como las coles o el brócoli,  contienen también esta vitamina.

Frutas del bosque:

Frambuesas, moras, arándanos y fresas son grandes aliados contra la gripe y los resfriados.

Son muy ricas en vitamina C y en antioxidantes y refuerzan las defensas de nuestro organismo.

Alimentos con Vitamina E: 

La vitamina E es altamente antioxidante y estimula el sistema inmune para que puede luchar efectivamente contra el virus de la gripe.

Almendras, avellanas, piñones, semillas crudas, acelgas, mostazas, espinacas… son algunos de los alimentos con vitamina E.

Legumbres: 

Las legumbres, alimentos ricos en antioxidantes, actúan como antigripales naturales y ayudan a reducir las toxinas que provocan la infección, a fortalecer el sistema inmune y a acortar la duración de la gripe o el resfriado.

Ajo: 

Además de dar buen sabor a la comida, el ajo tiene propiedades antimicrobianas y estimulantes del sistema inmunológico.

Junto a la cebolla se consideran antibióticos naturales.

Sus propiedades medicinales son bien conocidas: antiséptico, antibiótico, antitóxico, antitumoral, depurativo, …

Esto es debido a que es rico en alicina, un antiséptico que ayuda al cuerpo a combatir la gripe y alivia la congestión nasal.

Mejor tomarlo crudo porque de esta forma no pierde propiedades.

También se puede recurrir a las cápsulas de ajo, ya que tienen los mismos beneficios que el alimento.

Se ha comprobado que tomar suplementos de ajo puede reducir el número de resfriados en un alto porcentaje.

Pescado:

El pescado, además de tener propiedades saludables para el corazón, es rico en minerales que ayuda a los glóbulos blancos a erradicar el virus de la gripe.

Muchos tipos de pescado, especialmente el azul, son ricos en ácidos grasos omega-3, lo cual ayuda a reducir la inflamación pulmonar y a proteger los pulmones de infecciones respiratorias.

Ostras: 

Ayudan a reducir la intensidad de los síntomas del resfriado y la gripe y de acortar su duración a la mitad por su alto contenido en zinc.

Yogures: 

Los yogures son un probiótico natural que cuida nuestra flora intestinal.

Es esencial para nuestro sistema inmunitario, ya que en ella se encuentran el 70% de las células inmunitarias de nuestro organismo.

Infusiones:

Las más populares en materia de prevención y tratamiento de la gripe son el tomillo, el pino, el eucalipto, la equinácea, la salvia, el regaliz, el jengibre, el gordolobo, el anís verde, el llantén…

Las infusiones son uno de los mejores consejos para evitar gripes y resfriados.

Un par de tazas al día con una cucharadita de miel son, además de saludables, perfectas para calentar el cuerpo.

Manzanilla:

La inhalación de los vapores de esta infusión tiene propiedades para calmar y aliviar la tos, siendo especialmente útil para inflamaciones e irritaciones del tracto respiratorio.

OTROS CONSEJOS PARA EVITAR GRIPES Y RESFRIADOS:

Probióticos:

La flora intestinal constituye la parte más grande del sistema inmunitario, por eso es imprescindible mantenerla bien frondosa y cuidada.

La suplementación con probióticos aumenta la resistencia ante las infecciones y se asocia a una menor intensidad de síntomas y duración cuando ya estamos enfermos.

Sin embargo, es importante, si estamos ya resfriados, evitar los productos lácteos, ya que provocan mucosidad.

Hongo Reishi:

La Medicina Tradicional China promueve su consumo desde hace miles de años para gozar de “larga vida y eterna juventud”.

Seguramente uno de los secretos de este hongo sea su papel inmunoestimulante y sus propiedades anti radicales libres.

La profusión y profundidad de las investigaciones científicas en torno al reishi permiten concluir que el consumo diario de este hongo le ayudará de forma inmediata a:

Fortalecer su sistema inmunitario.

Prevenir el daño oxidativo.

Beneficiarse de su acción antialérgica.

Prevenir los problemas cardiovasculares.

En el mercado existen suplementos que combinan reishi, shitake y maitake.

Se consigue así, multiplicar los beneficios de estos hongos, como el Supralimento Inmunox Bio.

Limpiezas nasales con agua de mar: 

en la medicina ayurvédica (medicina tradicional originaria de la India) se recomiendan las duchas nasales para mantener el flujo de energía en los canales de cabeza y cuello.

Con esta práctica diaria se evitan las infecciones e inflamaciones de las vías respiratorias.

Igualmente alivia los síntomas de congestión y secreción nasal cuando ya estamos resfriados.

Buenos hábitos:

-lavarse las manos con frecuencia,

-evitar compartir vasos, cubiertos y otros objetos que hayan podido estar en contacto con estas secreciones.

Evitar la ansiedad y el estrés con alimentos

Evitar la ansiedad con alimentos
Evitar la ansiedad con alimentos

¿Cómo evitar la ansiedad con alimentos?

En una sociedad donde vivimos con estrés cada vez son mayores los casos de ansiedad.

Para ayudaros a controlarla hay psicólogos, medicamentos… pero hay alimentos que nos ayuden a evitar la ansiedad?

Hoy, en El Nutricionista en Casa contestaremos a esta cuestión.

Existen alimentos que ayudan a evitar y curar la ansiedad y otros que contribuyen a ella.

Hemos de tener muy clara la elección de los alimentos adecuados que pueden evitar o reducir la ansiedad y mejorar nuestro estado de ánimo.

 La alimentación saludable, no nos cansaremos de repetirlo, es una de las mejores maneras de controlar las enfermedades humanas y entre ellas, claro está,  la ansiedad y el estrés.

Será beneficioso consumir alimentos con magnesio, vitamina B12 (y otras vitaminas del grupo B), zinc, triptófano y antioxidantes para ayudar a evitar la ansiedad y el estrés.

Además, hacer ejercicio nos ayudará a liberar endorfinas que nos harán sentirnos mejor.

Los alimentos que se deben evitar consumir en casos de ansiedad serían:

alimentos fritos, hidratos de carbono de alto índice glucémico, azúcares refinados y las bebidas alcohólicas (además del tabaco).

El caso del café es enigmático porque a veces ayuda y otras no (en caso que tengas ataques de pánico).

En cambio, los alimentos que debemos introducir en nuestra dieta para evitar la ansiedad son:

Agua: una de las mejores cosas que puedes agregar a tu dieta es más agua.

Muchos estudios han encontrado que la deshidratación afecta al menos a 1 de cada 4 personas con estrés persistente y la deshidratación causa más ansiedad.

Algas: Son ricas en nutrientes, tienen un alto contenido de magnesio y de triptófano.

Las personas sensibles al gluten de los cereales tienen en ellas a un buen aliado.

Arándanos: se los incluye en la categoría de súper alimentos.

Son ricos en vitaminas y fitonutrientes (nutrientes vegetales), con una variedad de antioxidantes que se considera muy beneficiosa para aliviar el estrés.

Almendras: contienen zinc, un nutriente clave para el mantenimiento de un estado de ánimo equilibrado.

Además tienen hierro y aceites grasos insaturados.

Estas grasas insaturadas, “las buenas”, son una parte importante de una dieta equilibrada.

Los niveles bajos de hierro han sido conocidos por causar fatiga del cerebro, lo que puede contribuye a la ansiedad y a la falta de energía.

Avena: la avena es recomendada para la reducción de la ansiedad.

Promueve la producción de hormonas que trabajan como antidepresivas en el cuerpo.

La avena también tiene altos niveles de proteínas, vitaminas, magnesio, y por supuesto, fibra.

Bayas de Acai (ver foto): uno de los nuevos alimentos que se han puesto recientemente de moda.

Las bayas del Acai son tan ricas en fitonutrientes como el arándano y tienen unos altísimos niveles de antioxidantes.

También son beneficiosas para casos de osteoartritis, para reducir el colesterol alto, la disfunción eréctil y para ayudar a perder peso.

– Chocolate: No es ninguna leyenda urbana, el chocolate ayuda en estados de ansiedad, estrés y depresivos.

Sobretodo el más puro, el chocolate negro.  ¿Y porque?

Tiene compuestos antioxidantes que mejoran el estado de ánimo y reduce el cortisol, la hormona del estrés, causante de los síntomas de ansiedad.

– Cereales integrales: Los cereales integrales y, aún mejor los granos enteros, son ricos en magnesio y la deficiencia de éste puede llevarnos a la ansiedad.

Además contienen triptófano, que acabará convertido en serotonina, un neurotransmissor que nos da positividad y calma la ansiedad.

– Durazno: este alimento no demasiado conocido en Europa tiene fibras, vitaminas y minerales que ayudan a controlar la ansiedad y el estrés.

Cuando tengas ansiedad come algunos duraznos, ya que causan un efecto de saciedad, evitar la ansiedad y las ganas de comer dulces.

– Frutos secos: se utilizan en estos casos porque llevan vitamina B, que participa en la formación de serotonina.

Ésta desempeña un papel muy importante como neurotransmisor.

Previniendo la ira, controla la temperatura corporal y mantiene estable el apetito.

– Hojas de Naranjo: las hojas de naranjo funcionan como sedantes y somníferas.

Prepara una infusión todas las noches antes de dormir.

Te ayudará a tener buenos hábitos para dormir, ayudando a disminuir la ansiedad y el estrés.

– Lácteos: al ser fuente de  triptófano, aminoácido destacado por su capacidad de causar un buen humor y sensación de relajación, son muy recomendables.

– Pescado: El pescado, en especial el azul, posee omega 3, que se encarga de reducir enfermedades cardiovasculares y regular el azúcar en la sangre.

Gracias a ser fuente de magnesio estimula la relajación y reduce el estrés y la ansiedad.

– Plátanos o Bananas: Contienen triptófano. Es la principal fruta a nivel de potasio.

Nos ayuda a garantizar el fortalecimiento del sistema nervioso, controlando los trastornos de ansiedad y estrés.

Raíz de maca: La maca es otro de los alimentos semidesconocidos.

El polvo de su raíz tiene más fitonutrientes que casi todo tipo de frutas y verduras.

También tiene magnesio y hierro, que como hemos visto antes, son dos micronutrientes esenciales para el control de la ansiedad.

También existen suplementos a base de hierbas, como kava y la pasiflora que pueden ser valiosas para la ansiedad.

Aporte de calcio sin lácteos

almendras-tostadas-con-calcio
Las almendras aportan calcio

En este artículo hablamos de los alimentos que aportan calcio y que sustituyen a los derivados lácteos: frutos secos, cereales, pescado, legumbres, verduras, etc…

Cada vez son más las personas que me comentan como nutricionista que tienen problemas con el azúcar de la leche, la lactosa o con las proteínas lácteas, así que se plantean dejan de tomar lácteos. Esto conlleva un problema ya que éstos son una de las principales fuentes de aporte de calcio en la dieta.

Es para estas personas y para aquellas que necesiten dosis extras de este mineral que en el artículo de hoy os explico que existen alimentos que también nos aportan calcio sin ser lácteos.

Los frutos secos, por ejemplo, contienen dosis notables. 100 gr de almendras tienen unos 250 mg de calcio, cosa que no está nada mal teniendo en cuenta que 100gr de queso fresco nos aportan 150-180mg de calcio.

El sésamo llega fácilmente a 600 mg de calcio por 100gr.

Otro alimento que es buena fuente de este mineral es el pescado azul. Por ejemplo las humildes sardinas de lata pueden llegar a los 400 mg de calcio cada 100gr. Las ostras, no tan humildes, aportan 100 mg calcio por 100gr.

Las legumbres también nos aportan esta sustancia además de proteínas, fibra, etc.. Por ejemplo: 100 gr de garbanzos tienen más de 150 mg de calcio.

Y para finalizar, las verduras también nos ayudan en el aporte de este elemento químico que en este caso no proviene de lácteos. Por ejemplo: 100 gr de acelgas, brécol o espinacas nos aportan unos 130 mg de este elemento.

Aunque la biodisponibilidad, es decir la disponibilidad por parte de nuestro organismo, de calcio de los alimentos mencionados no es la misma que la de los lácteos, es innegable que con una dieta adecuada se pueden tener buenos niveles de este elemento químico tan esencial.