Archivo de la etiqueta: scoby

Beneficios de la Kombucha: qué es y preparación

Beneficios de la kombucha qué es y preparación
Los beneficios de la kombucha para la salud

BENEFICIOS DE LA KOMBUCHA, PROPIEDADES Y CONTRAINDICACIONES

Los beneficios de la kombucha, propiedades y contraindicaciones para la salud. Hoy hablamos del Té kombucha: que es y para que sirve, preparación, dónde comprar, riesgos… Todo sobre la Kombucha!

TÉ KOMBUCHA: QUE ES Y PARA QUE SIRVE

La KOMBUCHA es una bebida probiótica obtenida a partir de la fermentación (de 7 a 20 días) de una bebida de té por parte de una colonia de microorganismos, combinación de bacterias y levaduras, llamada SCOBY.

Aunque se haya puesto de moda ahora esta es una bebida de tradición milenaria, totalmente natural y fermentada.

Este té fermentado con kombucha scoby, se trata de una bebida tradicional, fermentada, probiótica, refrescante y saludable.

Su sabor recuerda ligeramente a la sidra de manzana un poco avinagrada.

El té de kombucha ha sido conocido y apreciado desde tiempos inmemoriales en varios países de Europa y Asia.

Se la conocía como el elixir de la vida pues se descubrieron numerosos beneficios de la kombucha.

¿SON REALES LOS BENEFICIOS DE LA KOMBUCHA PARA LA SALUD?

¿Por qué está cada vez más de moda beber kombucha?

Pues por el descubrimiento de todos los beneficios de la kombucha que son aportados a nuestro organismo.

La kombucha es una alternativa perfecta y sana a las bebidas azucaradas y gaseosas.

Mejora la digestión y la flora intestinal, equilibra el metabolismo y que además es revitalizante.

Una simbiosis de bacterias y levaduras (a la que en en el mundo de la kombucha se le llama scoby) mezclada con el té y a partir de suministrarle azúcar, produce la fermentación.

Ésta da la efervescencia y los ácidos que le otorgan a la kombucha su característico sabor.

A simple vista es una formación de aspecto gelatinoso y color blanquecino.

Crece en la superficie del té endulzado con azúcar, cuando se le ha añadido la substancia o substancias necesarias para iniciar el proceso de fermentación (un poco de té ya fermentado y/o un cultivo vivo).

Siempre y cuando las condiciones ambientales sean las propicias para su desarrollo.

La Kombucha scoby es una colonia de bacterias y levadura, que viven en una simbiosis perfecta y armónica.

Aunque con frecuencia se le llama hongo, pues su aspecto y su textura le hacen parecerse a algunos hongos que crecen sobre el tronco de ciertos árboles, la kombucha no es un hongo.

Por tanto, la kombucha es resultado de:

fermentar té en unas condiciones de temperatura y oxigenación determinadas, durante un tiempo concreto.

BENEFICIOS DE LA KOMBUCHA DESDE EL PUNTO DE VISTA NUTRICIONAL

Desde el punto de vista de características nutricionales, los beneficios de la kombucha son:

  • Es una bebida baja en calorías y azúcar.
  • Fuente de antioxidantes y probióticos, se atribuyen muchos beneficios de la kombucha para nuestro cuerpo.
  • No es una bebida azucarada aunque en su elaboración se utilice azúcar. No engorda, sólo tiene unas 30 kcal.

Al igual que ocurre con otras bebidas fermentadas, como las cervezas, el azúcar sirve para que la levadura que lleva se alimente y produzca las comunidades bacterianas que son beneficiosas para el cuerpo.

Por tanto después desaparece o es residual.

El proceso de fermentación puede llegar a desarrollar cantidades mínimas de alcohol (sobre un 0,4%).

Una cerveza equivale a consumir unas 4 litros seguidos de kombucha.

La kombucha está hecha normalmente con hojas orgánicas de té verde y mezcla de té verde y algo de té negro en los distintos sabores en que es presentada en el mercado.

Según varios estudios, la kombucha, la bebida resultante de la fermentación del té y el cultivo de bacterias, tiene solamente:

un tercio de la cafeína o teína inicial del té (de 2 a 25mg de teína por taza según del té del que proceda).

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LA KOMBUCHA?

En la medicina popular se dice de los beneficios de la Kombucha que es utilizada como prevención y cura para prácticamente todas las enfermedades.

Pero especialmente como diurético y contra la arteriesclerosis, la gota y las disfunciones intestinales.

Es evidente que muchos de los efectos benéficos o supuestos beneficios de la kombucha que se le atribuyen deben ser investigados y comprobados.

Sin embargo, hay otros beneficios de la kombucha que están ya sobradamente demostrados, tanto por estudios científicos como por la experiencia práctica y diaria de miles de personas de todas las épocas.

Entre estos beneficios de la kombucha está su su positiva influencia sobre la flora intestinal y sobre los desarreglos digestivos.

Así mismo su poderosa acción desintoxicante.

También ayuda en la restauración del equilibrio ácido/alcalino del cuerpo.

Su acción reforzadora del organismo previene ante las invasiones bacterianas y ante la enfermedad en general.

LOS GRANDES BENEFICIOS DE LA KOMBUCHA

Esta es una lista de los beneficios de la Kombucha para tu organismo que se pueden resumir en:

  • Mejora el sistema inmunológico
  • Es una gran fuente de antioxidantes y
  • ayuda a la desintoxicación de toxinas del hígado y del cuerpo. (libera toxinas del hígado ayudando a tus procesos détox)
  • Mejora la digestión
  • Mejora la flora intestinal
  • Ayuda a la pérdida de peso
  • Es energética
  • Equilibra el pH del cuerpo (al ser un alimento alcalino);
  • alivia dolores de cabeza y las migrañas o el estreñimiento.

Entre los numerosos beneficios de la kombucha y propiedades positivas destaca que:

  1. mejora el sistema inmunológico;
  2. ayuda a la desintoxicación de toxinas del hígado y del cuerpo;
  3. es antioxidante;
  4. beneficiosa para la prevención del cáncer;
  5. previene la artritis;
  6. mejora la digestión y flora intestinal;
  7. ayuda a la pérdida de peso (pues regula el apetito y a eliminar la grasa corporal excesiva)
  8. proporciona energía.
  9. equilibra tu metabolismo.
  10. ligeramente laxante
  11. limpia el colon y la vesícula.
  12. mejora la digestión.
  13. alivia el asma y el estrés
  14. mejora la visión, especialmente en los casos de cataratas.
  15. alivia las molestias de la menopausia.
  16. Elimina el acné, la psoriasis y otros problemas cutáneos.
  17. Refuerza el cabello y las uñas.
  18. Elimina las infecciones de cándida.
  19. Baja el nivel de colesterol y la presión sanguínea (da elasticidad a los vasos sanguíneos).
  20. Contribuye a la longevidad.

Relación entre los probióticos y los beneficios de la Kombucha

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la definición de probiótico es:

«Microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo hospedador».

La Kombucha es un alimento probiótico.

En otras palabras, un alimento que contiene microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino.

Éstos ejercen importantes efectos fisiológicos, para que internamente funcionemos mejor.

Entre los beneficios de la Kombucha se puede destacar que contribuye al equilibrio de la microbiota intestinal del huésped y potencian el sistema inmune.

Las bebidas probióticas, como la Kombucha, contienen este tipo de bacterias vivas muy beneficiosas para la salud y para tu organismo a nivel del sistema inmunológico y enzimas.

A diferencia de otros alimentos probióticos, como el kéfir de yogur o leche, la Kombucha no es de procedencia animal, es decir, es vegana.

No contiene ningún tipo de lácteo y está libre de gluten.

Por tanto, otro de los grandes beneficios de la kombucha es que se trata de una bebida vegetariana, crudivegana y natural.

¿CÓMO Y CUÁNDO TOMAR TÉ DE KOMBUCHA?

Para conservar todos los beneficios de la kombucha anteriormente explicados, se recomienda beberla bien fría.

(Siempre debemos mantener nuestras botellas refrigeradas, a una temperatura inferior 15 º y tomarla bien fresquita) .

Puedes añadirle alguna hierba como menta o hierbabuena, y unas rodajas de naranja, limón o fresas. Se puede mezclar con el alcohol.

Por la mañana, en el desayuno como sustituta del café, es un momento ideal.

También se puede tomar por la tarde como merienda o en la cena.

Después de hacer ejercicio es otro buen momento. O bien por la tarde o durante la cena.

No debe agitarse la botella pues como es una bebida fermentada con gas si se agita al abrirla puede derramarse.

Es suficiente mover la botella de kombucha suavemente para que se mezcle bien antes de consumirla pero nunca agitarla.

Los beneficios de la kombucha y sus propiedades saludables nos invitan a probarla pero si su aroma o su sabor no le gustan, no la tome.

Para conservar todas las propiedades probióticas y beneficios de la kombucha  esta bebida no es pasteurizada ni debe calentarse, ya que es un alimento vivo y probiótico.

Una vez abierta la botella de kombucha debe consumirse preferentemente antes de una semana.

Para que no pierdan las propiedades y beneficios de la kombucha, gracias a los microorganismos vivos.

Transcurridos entre 8 y 14 días, dependiendo de las condiciones ambientales, el cultivo habrá alcanzado un grosor aproximado de entre 7 y 12 milímetros .

Entonces el té presentará un sabor ligeramente achampañado.

Es el momento de cosecharlo. Si se deja más, se irá haciendo cada vez más ácido, hasta convertirse en vinagre.

El té ya fermentado -llamado té de kombucha, o simplemente kombucha- se guarda en el frigorífico para su consumo diario.

Se deja aparte una pequeña cantidad que servirá para iniciar una nueva fermentación.

RIESGOS Y CONTRAINDICACIONES DE LA KOMBUCHA

A pesar de los muchos beneficios de la kombucha, al considerarse un alimento vivo y probiótico, deberían abstenerse de beberla:

  • personas que tengan alguna enfermedad de los intestinos o en el sistema inmunológico,
  • mujeres embarazadas que nunca han tomado kombucha antes del embarazo (si no es así, puede seguir consumiéndola),
  • mujeres lactantes
  • los niños menores de 5 años
  • personas alérgicas al té, al azúcar o productos fermentados sí podrían desarrollar alguna alergia.

¿CÓMO SE PREPARA EL TÉ DE KOMBUCHA?: PREPARACIÓN Y RECETA

La receta para preparar la kombucha varía ligeramente de unos especialistas a otros.

Ni los ingredientes ni las cantidades necesarias son algo férrea y unánimemente aceptado.

En general cada uno habla según su propia experiencia, que a su vez está mediatizada por sus propios gustos y sus necesidades particulares.

RECETA CASERA DE KOMBUCHA

Antes que nada es necesario tener listos todos los ingredientes y utensilios que se van a utilizar:

  • Un cultivo sano de kombucha.
  • Un cuarto de litro de té ya fermentado
  • 250 gramos de azúcar blanca.
  • Tres litros de agua.
  • Seis bolsitas de té (o dos de tamaño familiar).
  • Una olla grande de acero inoxidable, porcelana en buen estado o pirex.
  • Un recipiente de cristal para realizar la fermentación.
  • Una cuchara de madera o de plástico.
  • Un trozo de tela y una goma o elástico.
  • Un colador

Al igual que ocurre con otros alimentos tradicionales fermentados, como el yogur o el kéfir, para iniciar la producción casera de kombucha es necesario contar con un cultivo vivo.

Hay que disponer de un “hongo” o “madre” en buen estado y también de un poco de té ya fermentado.

Aunque es posible iniciar el proceso con solo té fermentado, o únicamente con un cultivo sin té (llamado también “madre” para diferenciarlo del cultivo “hijo” que surgirá a los pocos días de iniciada la fermentación), en estos casos el desarrollo es bastante más lento y el resultado incierto, multiplicándose el riesgo de contaminación con moho.

Lo ideal es que algún amigo o conocido nos regale un cultivo y un poco de té ya fermentado.

Una vez listos los ingredientes y utensilios mencionados, es necesario:

  • lavarse bien las manos con jabón,
  • quitarse los anillos metálicos y
  • lavar también cuidadosamente las superficies sobre las que se colocarán los objetos que van a entrar en contacto con el cultivo o con el té.

PREPARACIÓN DE KOMBUCHA EN CASA

  1. Hervir 3 litros de agua durante 10 minutos

Hervir 3 litros de agua -mejor si es destilada o purificada- en una olla esmaltada, de acero inoxidable o de cristal pirex.

Evitar cualquier utensilio de aluminio!

  1. Añadir 1/4 de kilo de azúcar y dejar hervir 2 ó 3 minutos más.

Cuando haya hervido durante 5-7 minutos añadirle una taza de azúcar blanco (250 gr aprox).

Dejar que hierva dos o tres minutos más.

  1. Apagar el fuego y añadir 6 bolsitas de té

Quitar la olla del fuego e introducir seis bolsitas de té negro (o dos bolsas de tamaño familiar) que no tengan grapas metálicas.

  1. Dejar reposar durante 15-20 minutos en el agua, luego retirar las bolsitas de té.
  2. Esperar a que se enfríe y verter en un recipiente de cristal

Transcurrido ese tiempo sacar las bolsas de té y dejar que el líquido se enfríe.

Cuando haya alcanzado una temperatura cercana a la del medio ambiente, pasarlo al recipiente donde se va a fermentar.

  1. Añadir un vaso de té ya fermentado
  2. Colocar el cultivo con el lado más claro arriba

Colocar con cuidado el cultivo sobre la superficie del líquido, con la parte más fina hacia arriba y la más rugosa y obscura hacia abajo.

No importa si se hunde.

  1. Cubrir el recipiente con una tela y asegurarla con un elástico

Colocar la tela sobre la boca del recipiente de fermentación y sujetarla firmemente con una goma o elástico.

Si queremos disfrutar de los beneficios de la kombucha hay que seguir su método de preparación exactamente

  1. Dejar en un lugar tranquilo entre 8 y 14 días

Situar el recipiente en un lugar tranquilo, donde no reciba humo de tabaco, esporas de plantas ni los rayos directos del sol.

Dejarlo reposar entre 8 y 14 días, dependiendo de la temperatura ambiental, para mantener los beneficios de la kombucha.

Durante la fermentación, desprenderá un cierto olor ácido o incluso avinagrado.

Es necesario tenerlo en cuenta a la hora de seleccionar el lugar donde se va a dejar.

Una vez en dicho lugar, no es conveniente moverlo, pues ello puede alterar y retrasar el proceso.

Durante la fermentación el azúcar es descompuesto por la levadura y convertido en un gas (CO2), varios ácidos orgánicos y otros compuestos químicos.

Siendo el conjunto de todo ello lo que da al té de kombucha su característico sabor.

  1. Separar el hongo nuevo del viejo si están pegados

Entre 8 y 14 días después (en climas templados) se podrá ya cosechar el delicioso té.

Al quitar la tela veremos que en la superficie se ha formado otro cultivo (el “hijo”).

Si el primero quedó arriba tal vez ahora estén los dos pegados y será necesario separarlos.

Se puede medir el PH del líquido cada pocos días (en las farmacias o droguerías venden unas tiritas de panel a este fin) para cosecharlo en el momento apropiado según el gusto particular de cada quien, pues unos lo prefieren más dulce y otros mucho más ácido.

  1. Echar el té ya fermentado en una vasija y guardarlo en el frigorífico

Pasar el té a botellas o frascos y guardarlo en el frigorífico (se puede colar si se desea).

Las botellas no deben llenarse hasta arriba.

Es conveniente utilizar tapones de corcho o de plástico sin rosca, para evitar que a causa del gas carbónico pudieran estallar.

Aunque a menor ritmo, el proceso de fermentación sigue en el frigorífico y allí se conservan los beneficios de la kombucha.

No olvidéis dejar un 30% del líquido fermentado para añadirlo a la nueva fermentación.

  1. Iniciar todo el proceso de nuevo.

Para la siguiente fermentación se puede utilizar indistintamente el cultivo nuevo o el viejo.

El sobrante se desecha (mejor no tirarlo en el WC, pues según algunos podría seguir creciendo y llegar a taponar los drenajes).

O bien se le puede regalar a alguien que esté interesado en iniciarse en la kombucha.

En caso de no disponer de una olla con capacidad para tres litros, o de un recipiente de fermentación lo suficientemente grande:

se puede efectuar todo el proceso con una cantidad de agua menor, ajustando proporcionalmente las dosis de té y de azúcar.

El sedimento de levadura que se va formando en el recipiente de fermentación se puede dejar en él.

Si bien cada 2 o 3 meses es conveniente tirarlo y lavar la vasija con agua muy caliente.

La kombucha no necesita luz para fermentar, al contrario, sino perdemos los beneficios de la kombucha.

Diversos experimentos han demostrado que:

en los tés fermentados en la oscuridad la concentración de ácidos es superior a la que presentan los que fermentaron en un ambiente con luz normal.

Hay que evitar especialmente los rayos directos del sol.

Éstos podrían incluso inhibir totalmente el proceso y perder los beneficios de la kombucha.

En cuanto a la temperatura:

la kombucha se desarrolla bien a la temperatura ambiental, entre los 20 y los 30 grados centígrados.

El resultado es mejor cuando la temperatura se mantiene uniforme.

A medida que ésta baja de los 20 grados el proceso de fermentación comienza a hacerse cada vez más lento.

Es importante recordar para terminar que:

A pesar de los beneficios de la kombucha, ésta no es una medicina, sino una bebida refrescante y deliciosa.